¿Crisis económica ? +Educación + Patrimonio Cultural de cine español

Educación y cultura combaten la brecha económica y ayudan al diálogo y a la esperanza.

jueves, 7 de junio de 2012

EL PODER DEL CINE "Elefante blanco" aporta también un servicio político


Quizás algunos acostumbren a pensar el cine como un mero entretenimiento. En el mejor de los casos, una película puede ser una obra de arte. Sin embargo, el cine va mucho más allá: además de una gran industria es un mecanismo de poder social que puede marcar la agenda del debate público.
Un elemento clave de la opinión pública es el reconocimiento que posee una determinada población acerca de un tema, una persona o una marca. En el ambiente político se sostiene, con frecuencia, que lo más difícil es que un ciudadano vea la fotografía de un candidato y que pueda identificarlo con el nombre.
He hecho esta prueba en clase muchas veces, mostrando las fotos, por ejemplo, de los ministros de la Nación y el porcentaje de reconocimiento es muy bajo, incluso para aquellos que aparecen con frecuencia en los medios.
Parece que el sujeto político ocupa un papel poco relevante en el conjunto de la memoria social. En cambio, en un curso de cien estudiantes es raro encontrar a alguien que no sepa quién es Ricardo Darín, Carla Peterson o Nicolás Cabré.
El poder de visibilidad y de recordación que otorgan los contenidos de ficción es enorme. Más aún, si se considera que la exposición va acompañada, por un lado, de involucramiento emocional y, por otro, de la repercusión en las revistas de celebridades y en los programas de chimentos.
El star system es más serio e importante de lo que, a veces, estamos dispuestos a reconocer y esa tendencia se acentúa entre los jóvenes. En el mercado de la atención, la ficción ha construido un oligopolio.
La agenda pública es un distribuidor de poder económico, social y político. Aquellos que poseen la capacidad de instalar temas en la agenda son los conductores de ese poder. En estos días, se vive un ejemplo muy interesante del funcionamiento del cine como mecanismo de visibilidad para temas sociales y políticos.
En los primeros 11 días en cartelera, la película argentina "Elefante Blanco", de Pablo Trapero, superó los 350.000 espectadores, convirtiéndose en un éxito espectacular. LEER +

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada